top of page

Alimentación y EPOC

Una alimentación poco adecuada, tanto si se asocia a un cuadro de sobrepeso, o bien a un cuadro de desnutrición, influye notablemente en la evolución de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica.


La EPOC es un proceso patológico, prevenible y tratable, caracterizado por una limitación crónica y poco reversible del flujo aéreo. Es un cuadro progresivo, originado por una reacción inflamatoria frente a partículas o gases nocivos, fundamentalmente por el humo del tabaco.


El hábito tabáquico es el principal factor de riesgo de esta patología.


El tabaco inicia una respuesta inflamatoria excesiva, unida a fenómenos de destrucción, estrés oxidativo y apoptosis, que afectan a la vía aérea, el parénquima pulmonar, la circulación pulmonar y el músculo esquelético.


Los principales síntomas de esta patología son la dificultad para respirar (asociada al enfisema) y la expectoración (asociada a la bronquitis crónica).


Actualmente se sabe que es un cuadro sistémico con afectación de numerosos órganos y sistemas, además del aparato respiratorio propiamente dicho.


En este contexto, diferentes estudios han demostrado que el estado nutricional del enfermo, incide sobre la evolución y el pronóstico de la enfermedad.


Un estado nutricional óptimo es crucial en estos enfermos, ya que la desnutrición afecta a la función respiratoria en el sentido de la eliminación de dióxido de carbono y la ganancia de oxígeno, y al mismo tiempo, los músculos respiratorios y el parénquima pulmonar también se ven afectados, lo que se traduce en un peor pronóstico de la EPOC.


Los pacientes con EPOC presentan un alto riesgo de desnutrición, lo cual puede deberse a diversos factores: incremento en las necesidades energéticas, disminución de la ingesta y desequilibrio entre la síntesis y la degradación proteica. Otros factores que también favorecen la desnutrición, son los siguientes:

- Cefalea matutina

- Confusión ocasionada por la acumulación de dióxido de carbono en la sangre

- Fatiga

- Anorexia

- Sensación de plenitud

- Problemas de estreñimiento

- Dificultad para la masticación o deglución por falta de aire


La desnutrición genera diversos cambios que afectan a la respiración como:

• Alteraciones en la musculatura respiratoria (menor contractilidad, fuerza y resistencia, con incremento de la fatigabilidad).

• Alteraciones morfológicas, (descenso del peso de los pulmones, mayor tendencia al colapso).


Se aconseja que el aporte proteico sea de un 15-20% de las calorías totales, procedente obviamente de alimentos ricos en proteínas.


El aporte de grasas debe suponer entre el 30 y el 45% de las calorías totales de la dieta. Se aconsejan grasas vegetales y pescado azul.


Los hidratos de carbono deben suponer entre el 40 y el 55% de las calorías totales, debiendo ser aportados por alimentos ricos en carbohidratos complejos.


En lo que respecta a los micronutrientes, es básico un aporte adecuado de potasio, fosfatos y magnesio, pues su deficiencia genera una notable disminución de la capacidad de la musculatura respiratoria. Las vitaminas de acción antioxidante (A, C y E) son claves para la mejoría de estos enfermos, ya que la EPOC implica un desequilibrio nutricional con estrés oxidativo e inflamación crónica de tejidos. El selenio también es otro importante nutriente en estos pacientes, especialmente si son fumadores.


Algunas prácticas que podemos hacer en nuestra casa ante un enfermo con EPOC son:

- Elegir alimentos fáciles de preparar

- Comer en un ambiente de tranquilidad y con amigos y familiares

- Intentar incluir un alimento favorito en cada comida

- Comer sentado, pues esta posición ayuda a eliminar presión de los pulmones

- En caso de que el paciente utilice oxígeno, éste debe emplearse mientras come, ya que la comida y la digestión gastan energía, lo que hace que su cuerpo necesite más oxígeno.

- Tomar líquido, pero separado de las comidas o al finalizar éstas.

- Conviene limitar el consumo de bebidas con cafeína, puesto que ésta puede interferir con algún medicamento de los que esté tomando el enfermo, y provocar más nerviosismo.


Estos pacientes se les complica la movilización, por lo tanto si usted tiene un familiar o amigo que necesita mejorar su nutrición, puede solicitar una cita domiciliar al número (+505) 86728580.



16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

댓글


bottom of page